Teléfono: +54 0343-4244156

"Bendecidos para bendecir"

Día 14

Pastor Pablo Garay

Pasaje Bíblico: Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos bendijo con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo.Efesios 1:3

Desde el instante mismo en que Dios creó los cielos y la tierra y puso al hombre en ella, no solo bendijo al hombre, sino que le dio la capacidad de elegir siempre vivir en esa bendición.
El problema no está en Dios, está en nosotros y en nuestra elección de lo que será nuestro estilo de vida. A esto se lo llama libre albedrío, es decir: tenemos la libertad en nuestra voluntad para decidir cómo vamos a vivir. “El cielo y la tierra son testigos de que hoy les he dado a elegir entre la vida y la muerte, entre la bendición y la maldición. Yo les aconsejo, a ustedes y a sus descendientes, que elijan la vida, y que amen a Dios y lo obedezcan siempre. De ustedes depende que vivan muchos años en el territorio que él prometió a Abraham, a Isaac y a Jacob, los antepasados de ustedes”. Deuteronomio 30:19-20
Más de una vez habrás escuchado la pregunta, si Dios existe ¿porque hay tanta maldad? Cuando uno presta atención a la palabra de Dios, claramente se muestra que a lo largo de toda nuestra historia, el hombre siempre contó con la bendición de Dios, pero tiene la condición de permanecer en ella.
Cada vez que no obedecemos a Dios, abrimos la puerta al pecado, trayendo consigo la maldición, “Porque la paga del pecado es muerte, mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro”. Romanos 6:23
Abraham fue llamado por Dios no solo para que viva en bendición, sino que el propósito es que hubiera un pueblo de ejemplo y bendición a todos los demás pueblos, “Y haré de ti una nación grande, y te bendeciré, y engrandeceré tu nombre, y serás bendición”. Génesis 12:2
Si has recibido a Cristo mediante la fe, en genuino arrepentimiento por los pecados y reconociendo que Él es nuestro Señor y Salvador, entonces eres parte de esta generación bendecida en los lugares celestiales. Pero si aún no lo has hecho, te invito a que hoy mismo lo puedas hacer. En nuestra página web encontrarás unos pasos que te ayudarán en esta decisión. La palabra dice: “Cree en el Señor Jesucristo, y serás salvo tú y tu casa”.
La bendición de Dios es la única que verdaderamente enriquece y no añade tristeza (Prov. 10.22). Su bendición es la que nos reconforta, llena de paz, gozo y esperanza.

Oración: No olvidemos que la bendición de Dios, es un estilo de vida y depende de nosotros ayudar a que esto se extienda en otros. En fin, todos ustedes deben vivir en armonía y amarse unos a otros. Pónganse de acuerdo en todo, para que permanezcan unidos. Sean buenos y humildes. Si alguien les hace algo malo, no hagan ustedes lo mismo; si alguien los insulta, no contesten con otro insulto. Al contrario, pídanle a Dios que bendiga a esas personas, pues él los eligió a ustedes para que reciban bendición. 1Pe 3:8-9