Teléfono: +54 0343-4244156

La actitud que trae sanidad

Día 2

Pastor Pablo garay

Pasaje Bíblico: 2Cr 7:14 si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra.

El día de hoy es también muy práctico, ya que este pasaje nos invita a una actitud que debe ser producto de nuestra decisión, elección y estilo de vida.

Cuatro cosas nos pide Dios, humillarnos, orar, buscar su rostro y convertirnos.
Tres cosas nos promete Dios: oiré, perdonaré y sanaré.

Uno de los peligros más grande que endurece nuestro corazón, nos hace insensibles distantes de Dios y luego optamos por ser independientes y rebeldes es el “ORGULLO”. La caída de satanás radica en su orgullo, creerse más que Dios. Cada vez que en nuestras decisiones, por más pequeñas que sean, dejamos fuera a Dios, le damos la bienvenida al orgullo.

Vez tras vez el pueblo de Dios caía en este pecado y sus consecuencias eran desbastadores. Hoy lo podemos ver con tantos matrimonios separados, hijos que sufren ausencias, abusos, violencia. Una sociedad sumergida en el odio, el vicio, la corrupción y todo tipo de obra que destruye la esperanza.

Dios nos trajo el mayor regalo de sanidad “Jesús” pero el orgullo sigue operando en el mundo de hoy, aún en sus propios hijos. Vos y yo debemos ser las primicias del arrepentimiento. Reconocer nuestro orgullo, nuestro pecado, nos lleva a humillarnos delante de Dios, buscar su presencia, su amor, su paz.

Convertirnos es mucho más que reconocer, es tomar la decisión de cambiar nuestro estilo de vida. Entregar nuestro corazón de piedra y que Dios ponga un corazón de carne. (Ez 11.19)
Y desde nosotros Dios quiere usarnos para que el mundo conozca la verdadera sanidad.

Oración: El desafío de hoy es orar humillándonos delante de Dios. Si hay pecado en nuestra vida, arrepentirnos y tomar la decisión de cambio. Si estas con alguien, pueden hacerlo juntos y clamar en la presencia de Dios