Teléfono: +54 0343-4244156

“Ekklesia no Kirche”

Día 5

Pastor Pablo Garay

Pasaje Bíblico: Mat 5:14-15 "Ustedes son la luz del mundo. Una ciudad en lo alto de una colina no puede esconderse. Ni se enciende una lámpara para cubrirla con un cajón. Por el contrario, se pone en la repisa para que alumbre a todos los que están en la casa.

Siguiendo con la idea de ayer en cuanto a que la Iglesia es la luz del mundo, agregamos que hay dos maneras de concebir la Iglesia. Una es el concepto de Jesús cuando dijo en el griego Koine “Ekklesia” refiriéndose a un conjunto de personas con creencias en común, y otra la que surgió en el tercer siglo de la era cristiana “Kirche” que significa “lugar de encuentro”.
A lo largo de la historia el Espíritu Santo visitó a su Iglesia en forma de un gran avivamiento tratando de romper los paradigmas que la alejaron del diseño original.
La Iglesia según el concepto Kirche, es una Iglesia que se queda en las cuatro paredes. Su énfasis es cumplir rigurosamente, asistiendo cada domingo a un lugar determinado llamado “Kirche o Church” donde por unas horas encenderá su luz cumpliendo religiosamente con Dios.
Este tipo de Iglesia se olvida que también hay que brillar los lunes, martes, y el resto de la semana. Que Dios es Señor de todos los días no solo del domingo. Y que Iglesia son personas, no las cuatro paredes, los bancos donde nos sentamos, o los edificios que con orgullo edificamos. Si bien todo esto es necesario para celebrar nuestras reuniones, no puede ser nuestro fin. El fin o finalidad de la Iglesia de Cristo son “personas”. Y cuando no alcanzamos a otras personas, quiere decir que esa luz no está alumbrando como debería.
La Ekklesia lleva la luz a otros, porque entiende que Iglesia son personas nacidas de nuevo que siguen a Cristo y comparten su luz con otros. Kirche se queda cómodo cumpliendo con ritos religiosos pero no hace nada por llevar a otros a los pies de Cristo.
La verdadera Iglesia no se esconde, no se queda entre cuatro paredes, no piensa que su finalidad es construir lindos lugares, si no que busca la manera de brillar y hacerlo en el punto más alto que le sea posible.

Oración: El desafío de hoy es orar humillándonos delante de Dios. Si hay pecado o si hemos escondido la luz de Jesús, arrepentirnos y tomar la decisión de cambio. Si estas con alguien, pueden hacerlo juntos y clamar en la presencia de Dios, para encender nuestra luz y ponerla en el lugar más alto que sea posible.