Teléfono: +54 0343-4244156

“Revolución en mi Ciudad”

Día 7

Pastor Pablo Garay

Pasaje Bíblico: ……Estos que trastornan el mundo entero también han venido acá; Hechos 17.6b

¡Qué impresionante lo que provoca la Iglesia de Cristo, cuando cumple con su tarea de alumbrar en su ciudad!
En Tesalónica se armó un revuelo bárbaro, y era así por todo lugar donde pasaron esos primeros cristianos, las cosas no siguieron igual.
Los hechos estaban a la vista, cada vez más personas se unían a este Jesús resucitado. Sus discípulos continuaban lo que El en vida les enseñó: “sanar, liberar, hacer milagros y maravillas, anunciando el evangelio a todas las personas”
La gente religiosa llena de envidia empezó a etiquetar a estos cristianos de “revoltosos, revolucionarios”, provocadores de caos y desestabilización social.
Claro el caos se le armaba al mundo de las tinieblas, porque cada vez más luces se encendían y comenzaban a dejar al descubierto las obras de las tinieblas.
Algunos en Tesalónica estaban preocupados por el cambio que se estaba produciendo. Y tramaron la forma de frenar este avance de los hijos de Dios.
Seguramente vos y yo tendremos mucha oposición cuando Dios nos mueve a recorrer las calles de nuestro barrio. Cuando nos impulsa a salir de la comodidad y avanzar sobre terrenos peligrosos tomados por la droga, corrupción, violencia, soledad, suicidio, muerte, etc.
Pero Pablo nos recuerda: Porque no me avergüenzo del evangelio, porque es poder de Dios para salvación a todo aquel que cree; al judío primeramente, y también al griego. Rom 1:16
Y la promesa más importante “Yo estoy un ustedes todos los días, hasta el fin del mundo”. Esa promesa la hizo ¡Jesús!, no solo a esos discípulos sino a todos aquellos que creemos en Cristo, el hijo del Dios viviente.
Provocar una revolución en la ciudad es imposible humanamente, pero tenemos un poder sobrenatural, del cual no debemos avergonzarnos, sino todo lo contrario, proclamarlo a voz en cuello, ponerlo bien en alto y dejar que Dios haga el resto.
¿Quieres ser sorprendido por Dios? entonces solo hay que hacer lo que él nos pidió: “Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra. Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén” Mat 28:18-20

Oración: Ponte de acuerdo con alguien para hacer una visita, una encuesta o simplemente buscar a alguien con quien compartir las buenas nuevas. Comienza hoy mismo a ser parte de la Revolución de Cristo en tu ciudad.