Teléfono: +54 0343-4244156

“Odre Nuevo y Vino Nuevo”

Enero 2017

Pastor Pablo Garay

Pasaje Bíblico: Más bien, el vino nuevo debe echarse en odres nuevos. Luc 5:38

A todos nos cuestan los cambios, vivimos en un mundo que se mueve cada vez más rápido. Quizás el potencial humano más buscado en los días de hoy, son las personas con mentes que se adaptan rápidamente al cambio y pueden desarrollar ágilmente nuevas estrategias para hacer frente a dichos cambios.


Se ve claramente en el ámbito de las empresas, los negocios, la política, la educación, las artes, etc. Pero ¿Qué hay de lo espiritual? ¿En alguna parte de la biblia se nos dice que también puede haber cambios?
La realidad, es que todo cambia a nuestro alrededor, pero “Dios no cambia”, su palabra no cambia y las leyes espirituales no cambian. El que cambia siempre es el hombre, por su debilidad, humanidad y el pecado que deteriora su vida.
Las profecías estaban escritas y establecidas mucho tiempo antes de que Cristo las viniera a cumplir, ¿y cómo se entiende que algunos lo pudieron ver y vivir y otros no? Herodes era judío pero lleno de odio, hambre de poder, celos y avaricia, “no escuchó la buena noticia de los magos del oriente” porque su envase humano estaba totalmente contaminado. Los escribas y sabios de la ley le aseguraron a Herodes que estaba anunciado por los profetas que tal acontecimiento iba a ocurrir; pero ni si quiera se despertó en ellos el mínimo de inquietud para unirse a los magos y correr a conocer el Rey de Reyes.
Estos religiosos con gran conocimiento de la palabra, tenían su envase humano lleno de legalismo, orgullo, ambiciones humanas y por esta razón estaban totalmente ciegos en el espíritu, no pudiendo discernir los tiempos de Dios.
Es en este contexto donde Jesús les dice a sus discípulos que nosotros somos como esos sacos de cuero donde se guardaba el vino. Jesús es el Vino Nuevo, lo que Dios quiere traer a nuestra vida es una renovación espiritual por medio de Jesús en nuestro ser, pero este envase humano también necesita ser renovado, transformado y no en un solo momento, sino constantemente, todos los días. SI!!! Nosotros necesitamos ser cambiados constantemente para recibir lo nuevo del Espíritu Santo que cada día nos quiere dar. Por lo tanto, hermanos, tomando en cuenta la misericordia de Dios, les ruego que cada uno de ustedes, en adoración espiritual, ofrezca su cuerpo como sacrificio vivo, santo y agradable a Dios. No se amolden al mundo actual, sino sean transformados mediante la renovación de su mente. Así podrán comprobar cuál es la voluntad de Dios, buena, agradable y perfecta. Rom 12:1-2
Bienvenido 2017!! estamos listos para que Dios renueve nuestro odre y podamos disfrutar del vino nuevo que nos tiene preparado!!