Teléfono: +54 0343-4244156

"Adorando en la Transición"

Octubre 2020

Pastor Pablo Garay

Pasaje Bíblico: Esdras 3:11-13 Al ver que se había comenzado a reconstruir el templo, todo el pueblo gritaba de alegría y alababa a Dios. Los gritos de alegría se mezclaban con el llanto de la gente, y desde lejos se escuchaba el alboroto. Unos cantaban alabanzas y daban gracias a Dios, y otros decían: «¡Dios es bueno! ¡Él nunca deja de amarnos!» Muchos sacerdotes, sus ayudantes y jefes de familia lloraban en voz alta, pues ya eran ancianos y habían conocido el primer templo.

Tremenda palabra de Dios donde podemos ver cuanto se aplica esta experiencia de Israel con lo que estamos viviendo hoy.

Primeramente recordar que Israel fue conquistado por Babilonia y privado de su libertad, muchos fueron deportados y el Templo quedó reducido a cenizas. Esto trajo como consecuencia, no poder reunirse en el templo para alabar y adorar a Dios como acostumbraban. Fue un largo y doloroso tiempo, pero luego cuando Persia conquistó Babilonia, el Rey Ciro fue usado por Dios para que paulatinamente el pueblo de Dios pudiera volver a su lugar de origen y poco a poco restableciera su culto tan añorado.

En el capítulo 3 vemos que el regreso a los cultos no fue como acostumbraban, porque el Templo estaba destruido y el peligro todavía no se había disipado, pero aún así trabajaron duro para seguir adorando juntos al Señor. 

Para el final del Capítulo 3 aunque todavía no estaba todo terminado, estaban felices y gozosos de poder adorar juntos nuevamente y de a poco disfrutar de las reuniones como solían hacerlo antes de la deportación.

Hoy en día una pandemia nos deportó a nuestros hogares, pasamos tiempo sin poder reunirnos donde acostumbrábamos hacerlo, y aunque no es lo mismo que antes, podemos dar gracias a Dios que paulatinamente estamos en proceso a nuestros tan anhelados cultos presenciales. 

Nunca olvidemos que Dios es soberano y está por encima de todo lo que pase en este mundo. El es Rey y su voluntad se cumple a través de todos los tiempos y todas las circunstancias. Como pueblo debemos permanecer fieles adorando al Señor no importa el lugar ni las circunstancias, a nuestro Dios sea toda la gloria, ayer, hoy  y por siempre amén!!