Teléfono: +54 0343-4244156

Nehemías y un fuego que consume

Junio 2022

Pastor Pablo Garay

Pasaje Bíblico: Nehemías 1:4 Cuando oí esto, me senté a llorar. De hecho, durante varios días estuve de duelo, ayuné y oré al Dios del cielo,

NEHEMÍAS, UN FUEGO QUE CONSUME.

(Nehemías: Jehová consuela, o consuelo de Jehová)

Podemos tomar de Nehemías 1 Cuatro Principios Espirituales que Transforman Ciudades.

1- Empatía Espiritual

2- Clamor

3- Favor

4- Acción

1.Empatía Espiritual Nehemías 1 (NTV) 1 Estas son las memorias de Nehemías, hijo de Hacalías. A fines del otoño, en el mes de quisleu, del año veinte del reinado del rey Artajerjes,[a] me encontraba en la fortaleza de Susa. 2 Hananí, uno de mis hermanos, vino a visitarme con algunos hombres que acababan de llegar de Judá. Les pregunté por los judíos que habían regresado del cautiverio y sobre la situación en Jerusalén. 3 Me dijeron: «Las cosas no andan bien. Los que regresaron a la provincia de Judá tienen grandes dificultades y viven en desgracia. La muralla de Jerusalén fue derribada, y las puertas fueron consumidas por el fuego». 4 Cuando oí esto, me senté a llorar. De hecho, durante varios días estuve de duelo, ayuné y oré al Dios del cielo, Empatía: es la capacidad que tiene el ser humano para “conectarse” emocionalmente con los demás, percibiendo, reconociendo y compartiendo tanto el sufrimiento como la felicidad del otro. Desde un aspecto afectivo, o emocional, un individuo puede contagiarse de las emociones de otra persona al punto de comprenderlas y sentirlas propias. Desde lo compasivo, la empatía te predispone para ayudar y para actuar. Existen otros ejemplos claros en el nuevo testamento que ponen de manifiesto esta cualidad. Los cuatro amigos del paralítico cuando literalmente fueron más allá de lo imaginado, para acercar a su amigo a Jesús, rompiendo el techo de una casa; o el buen samaritano, cuando se acercó sin medir los posibles riesgos, movido a misericordia, por un hombre que al costado del camino parecía muerto. En este segundo caso no se conocían, aun así, algo en lo profundo de su interior lo hizo conectar con la necesidad de la otra persona. Esto muestra que la empatía puede manifestarse estableciendo un vínculo con el otro a partir del espíritu, no solo cuando existe una relación o amistad. Tomar conocimiento de las necesidades de otras personas es el punto de partida; luego, sentirlas propias, ser movido a misericordia hasta el mismo quebranto, es lo que llamamos Empatía espiritual. Así lloró y se entristeció Nehemías al punto de perder el apetito, y se dispuso a llevar esta causa delante de Dios como su propia aflicción.

Los cuatro amigos del Paralítico El buen samaritano. Jesús se conmueve al ver a tantas personas como ovejas dispersas que no tienen pastor. ¿Qué sabemos de nuestra ciudad? ¿conocemos como están viviendo nuestros vecinos? ¿Nos llegó información sobre las familias en nuestros barrios? Hay un fuego que viene del infierno y consume los: MATRIMONIOS, Hay un fuego que viene del infierno y consume las: FAMILIAS, Hay un fuego que viene del infierno y consume las: GANAS DE VIVIR Hay un fuego que viene del infierno y consume la: LA HONESTIDAD Hay un fuego que viene del infierno y consume la: VERDAD Hay un fuego que viene del infierno y consume la: JUSTICIA Hay un fuego que viene del infierno y consume la: SANTIDAD Hay un fuego que viene del infierno y consume la: HUMIILDAD Hay un fuego que viene del infierno y consume la: UNIDAD Hay un fuego que viene del infierno y consume la: AMISTAD Hay un fuego que viene del infierno y consume el: AMOR “Pero, así como hay un fuego que proviene del mismísimo infierno y que consume para destrucción, hay otro fuego mucho más poderoso que viene del Espíritu Santo de Dios y que consume nuestro corazón para construcción, para restauración, para edificación”. Declara orando conmigo: El fuego de Dios sobre mi vida es mucho más poderoso que toda maldición. El fuego de Dios sobre mi vida es mucho más poderoso que toda enfermedad. El fuego de Dios sobre mi vida es mucho más poderoso que todo enojo y pelea. El fuego de Dios sobre mi vida es mucho más poderoso que toda angustia y depresión. El fuego de Dios sobre mi vida es mucho más poderoso que toda tentación. El fuego de Dios sobre mi vida es mucho más poderoso que todo conflicto y división. El fuego de Dios sobre mi vida es mucho más poderoso que toda mentira y envidia. El fuego de Dios sobre mi vida es mucho más poderoso que todo orgullo y rebeldía. El fuego de Dios sobre mi vida es mucho más poderoso que todo odio y maldad. 

2.Clamor (Quebranto, humillación, reconocimiento, la intercesión, ponerse en la brecha, esperar en Dios) 5 y dije: «Oh SEÑOR, Dios del cielo, Dios grande y temible que cumples tu pacto de amor inagotable con los que te aman y obedecen tus mandatos, 6 ¡escucha mi oración! Mírame y verás que oro día y noche por tu pueblo Israel. Confieso que hemos pecado contra ti. ¡Es cierto, incluso mi propia familia y yo hemos pecado! 7 Hemos pecado terriblemente al no haber obedecido los mandatos, los decretos y las ordenanzas que nos diste por medio de tu siervo Moisés.

8 »Te suplico que recuerdes lo que le dijiste a tu siervo Moisés: “Si me son infieles los dispersaré entre las naciones; 9 pero si vuelven a mí y obedecen mis mandatos y viven conforme a ellos, entonces aunque se encuentren desterrados en los extremos más lejanos de la tierra,[b] yo los volveré a traer al lugar que elegí para que mi nombre sea honrado”. 10 »El pueblo que rescataste con tu gran poder y mano fuerte es tu siervo. 11 ¡Oh Señor, te suplico que oigas mi oración! Escucha las oraciones de aquellos quienes nos deleitamos en darte honra. Te suplico que hoy me concedas éxito y hagas que el rey me dé su favor.[c] Pon en su corazón el deseo de ser bondadoso conmigo». En esos días yo era el copero del rey. Cinco acciones que componen el Clamor e intercesión de Nehemías: A) Exaltar a Dios “Oh SEÑOR, Dios del cielo, Dios grande y temible que cumples tu pacto de amor inagotable con los que te aman y obedecen tus mandatos” B) Súplica ¡escucha mi oración! Mírame y verás que oro día y noche por tu pueblo Israel C) Confesión Confieso que hemos pecado contra ti. ¡Es cierto, incluso mi propia familia y yo hemos pecado! Hemos pecado terriblemente al no haber obedecido los mandatos, los decretos y las ordenanzas que nos diste por medio de tu siervo Moisés. D) Arrepentimiento Te suplico que recuerdes lo que le dijiste a tu siervo Moisés: “Si me son infieles los dispersaré entre las naciones; 9 pero si vuelven a mí y obedecen mis mandatos y viven conforme a ellos, entonces aunque se encuentren desterrados en los extremos más lejanos de la tierra, yo los volveré a traer al lugar que elegí para que mi nombre sea honrado”. E) Pedido ¡Oh Señor, te suplico que oigas mi oración! Escucha las oraciones de aquellos quienes nos deleitamos en darte honra. Te suplico que hoy me concedas éxito y hagas que el rey me dé su favor. Pon en su corazón el deseo de ser bondadoso conmigo». En esos días yo era el copero del rey. 

3.Favor de Dios (fe de que Dios escuchará y en su tiempo abrirá camino, abrirá puertas, mostrará su favor, traerá revelación, provisión y gracia) Sus diseños 2 Cierto día, en el mes de Abib,[a] le llevé vino al rey Artajerjes. Como nunca me había visto triste, 2 el rey me preguntó: ¿Qué te pasa? No te ves enfermo. Esa cara triste me dice que debes estar preocupado. Sentí mucho miedo en ese momento, 3 y le dije al rey: ¡Deseo que Su Majestad viva muchos años! La verdad, sí estoy triste, y es que la ciudad donde están las tumbas de mis antepasados está en ruinas. Sus portones han sido destruidos por el fuego. 4 El rey me preguntó: ¿Hay algo que pueda hacer por ti? Yo le pedí ayuda a Dios, 5 y le contesté al rey: Si le parece bien a Su Majestad, y quiere hacerme un favor, permítame ir a Judá, para reconstruir la ciudad donde están las tumbas de mis antepasados. 6 El rey, que estaba acompañado por la reina, me preguntó cuánto tiempo duraría mi viaje y cuándo regresaría. Yo le dije cuánto tardaría, y él me dio permiso para ir. 7 Entonces le pedí que me diera cartas para los gobernadores de la provincia que está al oeste del río Éufrates. Ellos debían permitirme pasar por sus territorios para llegar a Judá. 8 También le pedí una carta para Asaf, que era el guardabosque del rey. Asaf debía entregarme madera para las puertas de la torre, la cual estaba cerca del templo de Dios, y también para los muros de protección de la ciudad y para mi casa. El rey me dio todo lo que le pedí, porque mi buen Dios me estaba ayudando. 

4.Acción (El paso más importante es empezar a caminar en fe, confiar que si Dios abrió una puerta El irá adelante guiando nuestros pasos, y aunque halla oposición, Dios siempre estará con nosotros y nos dará la victoria) 9 Luego el rey envió unos oficiales del ejército y soldados de caballería para protegerme en mi viaje. Al llegar a la provincia al oeste del río Éufrates, entregué las cartas del rey a los gobernadores.